Paz y ciencia ¿Te propones ser mejor?

A 2.315 kilómetros de casa…

Llego un poco tarde, aviso. Quería haber hecho esta entrada el 1 de enero y estamos a 20… Primer propósito de 2019: Ser más constante y activa. Sé que no se va a cumplir, pero por si acaso, ahí queda dicho.
Una cosa que me gusta hacer cada año que acaba, a parte de hacer el típico balance que hacemos todos, es remontarme un año atrás y escribir en un papel cómo y en qué he avanzado. Hago un recorrido en mi cabeza de los mejores momentos y cuento (y anoto) el número de personas nuevas que he conocido, esas que se suelen mantener. Es genial saber que cada año llegan a nuestra vida caras y voces que nunca podríamos llegar a imaginar. Y mola pensar la de gente maravillosa que aun nos queda por conocer… A veces, también intento predecir un poco el futuro del siguiente año, o por lo menos pensar en cómo me gustaría que fuera y qué me gustaría hacer; luego acabo improvisando y haciendo lo que me da la gana, pero eso también mola… Por último, pienso y deseo con todas mis fuerzas que de aquí a un año pueda seguir como hasta ahora y que todo lo que realmente importa siga a mi lado y bien.
Sí, sé que lo habéis notado… si no hay momento nostálgico NO hay balance. Y antes de empezar, os dejo aquí la entrada que escribí el año pasado, por si hay algún curioso que aun no la ha leído: 2017, un año de retos

Descubrir dentro y fuera de uno mismo

Al pasado 2018, no sé cómo lo definiría en una palabra, la verdad. Como el nombre de la entrada, quizás. Porque si algo he ganado, ha sido paciencia, muuuucha paciencia. Sobre todo conmigo misma. Ha sido un año más personal, de descubrirme en profundidad. Ha sido un año de muchos cambios, de muchas decisiones, de algunos quebraderos de cabeza. Pero sobre todo, un año rico en aprendizaje y eso es con lo que me quedo. La primera lección que he aprendido este año 2018 es que las cosas no siempre salen como planeas. Sobre todo en el plazo de tiempo que piensas cuando te lo planteas. También que una decisión, por muy tonta que parezca, puede hacer que tu vida de un giro de 360º como la que hizo que en noviembre de 2018 me viniera a vivir a Berlín.

Berlín

He descubierto mucho hacia dentro, pero también hacia fuera de mi. He recorrido muchos kilómetros con el cuerpo y con la mente. Habiendo dejado el listón muy alto en 2017 con el Erasmus y los viajes que esto conlleva, el 2018 no se dio tan mal 🙂

  • Enero de 2018 lo empecé en Cracovia de una manera muy especial.
  • En febrero volví a mi querida Lisboa en un viaje de ESN. Sigo pensando que pasaré algún tiempo de mi vida allí. Es una ciudad con mucha personalidad.
  • En marzo hice un viaje muy bonito con mis padres y mi hermana por las Islas Canarias y Marruecos. Compañía inmejorable y mar, mucho mar.
  • En abril hice alguna pequeña escapada por España: Ciudad Real y Ávila.
  • A principios de mayo hice un ‘viaje’ improvisado yo sola a Bilbao que me encantó. Una paliza, pero mereció la pena. Ya os lo contaré en una entrada que tengo pendiente.
  • En junio fui a ver a mi amiga Lola a Ámsterdam. En el viaje recorrí Eindhoven y Ámsterdam. Locura de viaje en todos los sentidos.
  • Julio fue el turno de Croacia, Montenegro y Bosnia. Un viaje algo improvisado y que salió demasiado bien. Me sé de alguna que ese viaje le cambió la vida.
  • Agosto en el pueblo que cuenta como un viaje a la felicidad y a la desconexión total.
  • Septiembre fue un mes de empezar a pensar que tuerca girar y qué cambio dar en mi vida. ¿Qué ayuda a pensar? En mi caso, viajar. Fui sola a Cracovia y pasé por Eslovaquia y República Checa. Volver a mi Krakow la verdad que me inspiró bastante. Pero las decisiones no se toman de la noche a la mañana.
  • Octubre. La idea de Berlín ya rondaba mi cabeza y ya había movido hilos. Este mes hicimos una reunión de Erasmus en Copenhague. Subidón de energía total.
  • Noviembre. El 1 de noviembre vine a Berlín a hacer una entrevista y tres semanas más tarde, un 18 de noviembre, me vine aquí definitivamente a empezar una nueva vida. Una sensación difícil de explicar que ahora mismo mientras escribo esto recuerdo con un cariño especial. “Trust the process”
  • Diciembre fue un mes de toma de contacto con la ciudad y mi vuelta a casa por Navidad.

En total, 9 países pisados este año, la mayoría de ellos repetidos, cosa que me hace pensar, que es hora de dar un pasito más allá. Veremos.

He cambiado – Yo me mi conmigo

Este año en concreto, he notado un cambio en mi. La Pati que empezó en año en la plaza de Cracovia olvidándose las uvas en el piso de sus amigos y celebrando la noche con música, bailes y a tope de power, no es la Pati que empezó el 2019 tomándose conguitos en casa, tranquila, jugando a las cartas hasta las 6 de la mañana con la mejor compañía que se puede tener. No es que me haya vuelto una viejoven, es sólo un ejemplo para que veáis cómo las cosas cambian. Bueno puede que no tenga mucho sentido el ejemplo, simplemente quería ser un poco original.

Básicamente lo que quiero decir es que cada año vamos evolucionando, madurando, construyéndonos… pero este en concreto, en el que he pasado mucho tiempo sola, he pensado, valorado y meditado acerca de la vida, de las personas, del futuro, de mi, de todo vamos. He escrito acerca de muchas cosas y muy diversas para clarificar todos mis pensamientos. Ayuda y mucho. Me he vuelto más solitaria, no en el mal sentido de la palabra, pero la independencia que tengo aquí es indudable. Lo bueno y lo malo de experimentar esto, es que es un circulo vicioso. Cuanto más tiempo pasas solo, más te gusta esa sensación, ese espacio de no depender ni hacer que dependan. La soledad elegida la llamo yo.

También os digo, que me gusta más que a nadie estar con gente, con amigos, con mi familia, acordarme de ellos… Hay muchos momentos del día que pienso: ojala tal o cual persona estuviera aquí para verlo, para sentir esto, para disfrutarlo como yo. Compartirlo con alguien más que con mis ojos. De ahí que siempre lleve la cámara pegada a mi cuerpo. Pero sí, la balanza entre un extremo y el otro, compañía y soledad, espacio y libertad elegida, me encanta.

A veces las cosas no salen como planeas, pero otras veces sí

A pesar, de todos los obstáculos que me he encontrado en el camino, y algún que otro altibajo, me siento orgullosa de todo lo que he hecho y he conseguido. Cueste lo que cueste, cuando tienes una meta hay que ir a por ella hasta el final. Y esto se puede aplicar a todo en la vida, por muy pequeña que sea. Con más o menos tiempo, con más o menos ganas de rendirte, pero casi siempre las cosas salen. Y si no, siempre hay tiempo para intentarlo de nuevo.
Recordad que la suerte no se encuentra si no se busca y que las excusas sólo son para los que no lo desean lo suficiente.

Dar las gracias

Como he dicho antes, cada día corres el riesgo de que lleguen a tu vida personas nuevas, muchas de las cuales te sorprenden y mantienes año tras año. Desde pequeñita, mis padres me inculcaron unos valores que ojala fuera yo capaz de transmitir a mis futuros hijos, y una de las cosas más importantes que me llevo es ser agradecido. Algo tan obvio, que hace que precisamente se pierda en esa obviedad.

En el caso de 2018, agradecer a la gente de mi antiguo trabajo (AZ) el día a día, que fue donde pasé la mayor parte de mi tiempo. Fue un verdadero placer, aprendí mucho y me llevé grandes personas; a gente de ESN por la formación y dedicación en un voluntariado donde lo más enriquecedor después de cualquier trabajo es el agradecimiento y la unión. No hay palabras para describir a las personas que forman la familia ESN, pero puedo resumirlo en gente con ganas de ayudar y mejorar el mundo. Hacen falta más personas así (os echo de menos); a todos mis acompañantes en distintos viajes que he hecho. Cada día me parece más importante saber elegir bien tus compañeros de viaje por muchos motivos en los que no voy a entrar en detalle ahora; a mi familia y a todos los que me apoyan y aconsejan con mis idas de cabeza y otras ideas locas; a personas que leyendo esto sabrán quiénes son y que no hace falta ni nombrar porque están ahí cada día del año para ver, contar, recordar que la distancia es un simple hilo imaginario y que, incluso, a veces, la distancia acerca; y por último a la gente que conocí hace muy poco en Berlín, que viniendo a un lugar desconocido, con la casa a cuestas y algún que otro impedimento, me han dado consejos y parte de su tiempo para ayudarme y hacerme a sentirme mejor. De verdad que lo han hecho todo mucho más fácil, siguen apoyándome y han conseguido que acabe llamando a mi esperado sueño, casa.

A lo que venga en 2019…

Este año es el año de no planear, de fluir. De ir cogiendo las cosas tal y como vengan. Cero planes a largo plazo, cero expectativas y cero incertidumbre. Estoy preparada para lo que sea. Este año, quiera o no, estoy empezando una vida “nueva”. Como ese niño que llega primer día de cole sin conocer a nadie y tiene que espabilar, pues así. Estoy en una ciudad nueva, con gente nueva, experiencias nuevas, idioma nuevo, casa nue… bueno quiero querer creer que tendré casa nueva. Tatuaje nuevo, a lo mejor. Nunca había encontrado ninguna palabra que se me repitiera tanto en la cabeza como estos últimos dos meses: Anmeldung, así que me estoy plantenado el berliner tattoo. Jajajajaja ni en sueños. Quiero borrar esa palabra burocrática alemana de mi mente ya.

Uno de mis focos principales del 2019 está en un viaje. El viaje. Un viaje que llevo años pensando y que me gustaría hacer o bien con alguna de las personas más especiales que tengo o bien sola. Pero lo quiero hacer. ¿El destino? Ya os lo diré.

Llegando al fin de los finales, como diría Izal, y habiendo dicho demasiadas cosas bonitas, queda cubierto el cupo de la ñoñería nostálgica hasta nuevo aviso.
Gracias a todos, a todos los que hayáis llegado a esta parte del tostón. Eso es que algo os ha interesado/identificado 🙂 Os deseo lo mejor para este año, ya no tan nuevo y que cumpláis todos vuestros sueños. Y lo más importante, salud y alegría para poder disfrutarlos.

A comerse lo que queda ya de 2019 y a viajar mucho.
Pati

Anuncios

3 comentarios sobre “Paz y ciencia ¿Te propones ser mejor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s