Donde fuiste tan feliz siempre regresarás | Cracovia

A 2.822 kilómetros de casa…

Hoy hace exactamente un año que inicié la que creo que hasta ahora ha sido la mejor aventura de mi vida. Ese fue el día que cogí mis maletas y me mudé a Cracovia. Pagaría por volver a sentir la sensación del “no saber qué vendrá”. Irme a la aventura, bañarme en una cultura desconocida (donde tampoco conocía a nadie), con la casa a cuestas (pero sin casa) y con ganas de experimentar algo nuevo. Un misterio que acabó siendo la mejor decisión que he podido tomar en mucho tiempo.

Punto negativo… a partir de hoy es cuando Facebook me va a empezar a recordar a todas horas el: “hace un año que…”“un día como hoy blablabla…” y fotito por allí, y fotito por allá y otra fotito; y recuerdos por aquí y más recuerdos… Y yo, o me borro la cuenta o no sé qué voy a hacer.

dsc_6651Esta fecha, 31 de enero, la voy a definir en el calendario como mi día de cambios. Hace 3 años acabé mis prácticas en el hotel Eurostars. Hace 2 años hice un cambio radical de imagen y me corté el pelo. El año pasado, como os estoy contando, me fui a Cracovia. ¿Pasará algo hoy?

Aprovecho entonces para contaros qué hice el mes pasado por estas fechas. Me fui a Cracovia a pasar Nochevieja. Antes de que penséis que soy idiota por hacer eso, 1 por el frío y 2 por estar fuera de casa, os cuento el motivo metiéndoos en contexto y remontándome 7 meses atrás:

Junio de 2017DSC_2032

Nunca olvidaré mi último día de Erasmus. La cena que hice con todos en mi sitio favorito de la ciudad, las despedidas en Banialuka y la torpeza de quedarme dormida y estar a punto de perder el avión. El caso es que, durante las despedidas rodeados de lágrimas y Soplica, todos decían: Pati, haremos una quedada y nos veremos pronto. Una amiga francesa añadió: Chicos, en Nochevieja todos aquí. Ajám, promesas que 90% de los casos quedan en el aire… Las intenciones siempre son buenas, pero la disponibilidad y tiempo fuera de un Erasmus es muy limitada, por lo que yo me despedí de algunos amigos no tan cercanos sabiendo que posiblemente jamás les volviera a ver.

Diciembre de 20172c82f9e9_copy_large.jpg

Hace prácticamente un mes, aun en el ya lejano 2017, decidí pasar mi nochevieja fuera de casa. Es un hecho que siempre había visto raro, casi imposible para mi. Me considero una persona familiar y las fechas navideñas son sagradas. Pero como todo en esta vida, hasta que no te planteas realmente algo, no sabes hasta qué punto estás dispuesto/a a hacerlo. A veces me pongo en modo fría y calculadora por lo que en ese momento pensé: Es sólo una noche. El vínculo familiar se demuestra cada día del año, no la última noche.  Pasaron un par de semanas desde que me picó la curiosidad, hasta que dije, me voy. Y acto seguido me puse a buscar vuelos. ¿Dónde? Qué pregunta tan obvia…a mi querida Cracovia.

No fui sola. Desde España sí, aunque a última hora se apuntó mi amigo Nico. Hicimos una quedada Erasmus, donde nos llegamos a juntar 25 personas, cada una de su madre y de su padre, (de un país distinto) pero todos con la ilusión de volver a vivir una noche Erasmus en nuestra Krakow. Con un poco de intención y ganas pudimos vivir unos días de nuevo en casa.

Sensación agridulce

IMG_20170601_205039Ahora bien, ¿Cómo fue el volver a pisar Cracovia? Es complicado explicar sensaciones pero lo que sí os puedo deccir es que fue una sensación agridulce. Es felicidad por volver, por saber que todo está igual. Es como si no hubiera pasado ni un día desde que me había ido pero al mismo tiempo tuve la sensación de que mi vida avanza a un ritmo acelerado, que ya ha pasado otra generación de Erasmus por allí y que al fin y al cabo lo que queda de todo son recuerdos. Fue muy bonito y divertido reencontrarse con todos y volver a recorrer la mayor parte de “nuestros” sitios en menos de 6 días. Sí, nuestros, porque otra de las sensaciones que me quedaron es que ciertas partes de la ciudad me ‘pertenecen’. Y Cracovia también tiene algo mío allí guardadito. (Algunos pensaréis que estoy loca).dsc_6715

Los 6 días los dedicamos a volver a ver mi casa, habitada ya por una polaca; a darlo todo en teatro cubano; a pasar las horas muertas en Banialuka; a sentarnos enfrente del río a charlar; a pensar una y otra vez lo increíble que fue; a olvidarme que estaba de paso y volver a experimentar ese tipo de felicidad que os hablé en la anterior entrada 🙂

El 31 de enero compramos uvas que NO me comí por mi torpeza. Cené dos trozos de embutido, colines y para de contar. La prioridad, más que la cena, era una fiesta en un piso antes de celebrar el chupinazo en la Plaza a las 00:00h. ¿Cómo acabó la noche? Nos dispersamos, bailamos en un festival que hubo en la Plaza y a eso de las 5 de la mañana acabamos en un piso de unos polacos. Noche random como todas las que definen mi Erasmus. Pasamos dos días más allí hasta que volvimos a Madrid. 5970ed795e1b02fe58748e1bccc44535gConclusión del viaje: Volveréeee con más tiempo, pero la próxima Nochevieja nadie me mueve de casita 😉

Y llegados aquí, me despido con una frase reflexiva de miércoles:

“Todas las oportunidades marcan el transcurso de nuestra vida, incluso las que dejamos ir” – El curioso caso de Benjamin Button

¡Que tengáis buen día!

Anuncios

Y nos fuimos a Viena…| Austria

A 2.400 kilómetros de casa…

Hoy es un día muy importante para mi, y os lo tengo que contar. Después de estar encerrada en casa durante unos días, he conseguido terminar mi Trabajo de Fin de Carrera. Y estoy taaaaaaan felíz 🙂 Aunque la felicidad me va a durar poco. Mañana tengo mi primer examen aquí en Cracovia, pero como comprenderéis, ahora me apetece más bien poquito estudiar, así que voy a hacer una pausa escribiendo esta entrada y me pongo a ello.

AUSTRIA.VIENA.Panoramica.jpg

Esta última semana ha sido muy de relax aquí en Cracovia y un poco más aburrida. Acostumbrada a no parar ni un minuto, el estar encerrada en casa se me ha hecho durito; estoy en modo responsable 😉 Sólo pido por favor y re-que-te-favor Dios Mio Santo Bendito de mi corazón, que llegue el buen tiempo de una vez, porque estamos tal que así: (Más bien en Tuesday durante estas dos últimas semanas).

18195594_10211792615204462_2026937491_o

Bueno no me enrollo más y empiezo con el paseito que es lo que os interesa.
Tal y como os conté en mi anterior entrada, el viaje que hice hace unas semanas fue a dos capitales : Bratislava y Viena, así que aquí viene la segunda parte de nuestra aventura.

DSC_9578

Después de haber visitado Bratislava en un día, cogimos un autobús y llegamos a Viena por la noche. Lo primero que hicimos fue…dormir.

A la mañana siguiente empezamos a ver la ciudad. Pasamos dos noches en un hostal, por lo que teníamos dos días escasos para ver la capital austriaca. Aun sí, nos cundió bastante y aunque nos dolió un poco, nos quedamos sin experimentar la noche vienesa y nos centramos en el turisteo.

DSC_9636

Viena como ciudad me sorprendió bastante. No llevaba ningún tipo de expectativas y mis ideas eran bastante distintas. Es una ciudad muy señorial donde la gente va bastante arreglada y sobre todo, es muy monumental. Edificios impresionantes a cada 100 metros que íbamos avanzando. Punto negativo, es muy cara, y más cuando vienes de un Erasmus en mi querida Krakow.

DSC_9650

Voy a empezar a contaros una serie de cosas y lugares que visitamos durante estos dos días y por ello, son mis recomendaciones por si algún día se os ocurre pisar esta ciudad.

  • En primer lugar, os recomiendo entrar en la catedral de San Esteban para ver La Campana Pummerin y el Púlpito de Pilgram.
  • Acercaos a mediodía al Reloj Anchor para ver el famoso desfile de sus doce figuras con música clásica vienesa.

En cuanto a estos dos lugares que acabo de mencionar, mis padres fueron a Viena en el año 1989 y del álbum que tienen, me pasaron dos fotos que vais a ver más abajo. Fotos 2017 Vs. Fotos 1989. Mismas fotos, 28 años después. 🙂

IMG_3942
Viena, 1.989
  • Para un momento que tengáis de descanso, podéis coger un tranvía y recorrer la Ringstrasse, la avenida circular con la mayoría de monumentos y edificios históricos más importantes de la ciudad.
  • Si camináis unos 20 minutos fuera del centro, encontraréis las Hundertwasserhaus, con sus fachadas de colores y formas onduladas.

DSC_9723DSC_9729

  • Os aconsejo también pasar por delante del Pabellón de la Secesión con su gran cúpula dorada formada de hojas.
  • Ver por fuera el Parlamento de Viena, inspirado en la antigua Grecia.

DSC_9620

  • Un paseo por la orilla del Danubio al atardecer es más que “obligatorio”. Si no es al atardecer tampoco pasa nada, pero queda más cool.
  • Recorrer la calle Kärntner Strasse, una de las calles comerciales y con más ambiente de Viena.
  • Buscar todos los distintos tipos de semáforos que hay en la ciudad, os sorprenderéis.

DSC_9591

DSC_9600

  • Repasar la intensa vida de Sissi Emperatriz en el Palacio Hofburg, una de las mejores cosas que ver y hacer en Viena.

IMG_3978

  • Recorrer los cuatro pisos de la Casa de Mozart. (No lo hicimos pero os lo tengo que recomendar).
  • Pasear por los enormes jardines del Palacio Hofburg.

DSC_9229

  • Encontrar el monumento a Johann Strauss en el Stadtpark.
  • Pasear por el Naschmarkt, uno de los mercados más famosos de Viena, lleno de puestos de flores y de todo tipo de comida. Muy muy recomendable.

IMG_4004

  • Visitar la tumba de Ludwig van Beethoven en el Cementerio Central de Viena.
  • Hacer una visita a la Ópera de Viena y si tenéis presupuesto ver alguna función.

DSC_9594

DSC_9681

  • Descansar en el lago justo en frente de la cúpula de la Iglesia de San Carlos Borromeo.

IMG_4005

  • Pararse a observar el inmenso Ayuntamiento de Viena.

DSC_9626

  • Pasear por Grabenstrasse, una de las calles peatonales de Viena llena de tiendas de moda, cafés y restaurantes.
  • Visitar la Biblioteca Nacional Austriaca, una de las bibliotecas más bonitas del mundo.

DSC_9604

  • Entrar en el majestuoso Cafe Central y conformarte con oler y mirar sus pasteles con un Wiener Melange. (Soooo expensive).
  • Recorrer el Palacio Belvedere y disfrutar de sus jardines.

DSC_9709

  • Perdeos por las calles menos transitadas de la ciudad. No seáis un turista más y probad lugares distintos. Siempre encontraréis rincones únicos.

DSC_9613

DSC_9664

  • Y por último, la recomendación más obvia pero la más importante: Elegid bien vuestra compañía. 🙂

IMG_4007

Las francesas, la belga, la escocesa & me, nos volvimos en el queridísimo Polski Bus (deberían pagarme por hacerles este tipo de publi) durante unas 8 horas. Atravesamos Austria, Chequia y Eslovaquia hasta llegar a casa. Y aquí acaba un viaje más. Después vinieron las vacaciones de Semana Santa que fui a ver dos ciudades de Polonia. Ya os iré contando cuando tenga algún rato más libre. Ahora sí, me voy a poner a estudiar.

Próximo destino: Praga

¡Hasta la próxima! Y gracias por leerme.

 

 

Bratislava, la pequeña capital eslovaca | Eslovaquia

A 1.865 kilómetros de casa…

Miércoles 22 de marzo, 6 de la tarde, 5 chicas intentando buscar un plan para el fin de semana. Polonia lo tenemos ya bastante visto, ¿por qué no salir fuera? En menos de una hora, decidimos prepar un viaje a Bratislava y a Viena. Reservamos dos noches de hostal y palanteee’. Como siempre, nos gustan los planes improvisados : )IMG_3951La mañana del jueves, me compré los billetes y ese mismo día a las 10 de la noche cogimos un Polski rumbo a Viena. Fuimos dos francesas (my french-friends), una belga, una escocesa y yo. Desde Cracovia se tardan unas 7 horas y media. Tiempo más que suficiente para echar al menos una cabezadita en el autobús.

Pero no, Patricia no se pudo dormir ni una hora y llegó a Viena a las 4:55 con cara de zombie y con el cuerpo destrozadito del autobús. Desde Viena, cambiamos de estación y cogimos otro autobús a las 6:00 de la mañana rumbo Bratislava.DSC_9367.JPG Y ahora es cuando os preguntaréis, ¿por qué no cogísteis un autobús o tren directo a Bratislava?. Si estuviérais de Erasmus lo entenderíais…Los estudiantes vamos a lo cheap, a lo baratito. Aunque tengamos que visitar una ciudad sin dormir, coger 23 autobuses y un carro de caballos, si al final el viaje nos sale rentable, todo está perfecto. 🙂IMG_3961En menos de una hora llegamos a la capital eslovaca (a eso de las 7 de la mañana) y decidimos, como no, chutarnos un café para poder aguantar lo que quedaba de día.

Unas 11 horas pasamos en la capital de Eslovaquia, pero la verdad es que fueron suficientes para conocer su centro histórico y algunas cosas más. Si vais un día entero tendréis tiempo de sobra para disfrutar lo que hay que ver en Bratislava. IMG_3959Su casco histórico es pequeño pero bonito. No está en mi Top 10 de lugares que he visitado, pero la verdad que me esperaba menos de esta ciudad.

Os voy a resumir por partes todo lo que nos dio tiempo a visitar durante el día:

Puerta de San Miguel

Esta es una de las cuatro puertas que daban acceso a la Bratislava medieval, y la única que queda. Data del siglo XIV y formaba parte de la muralla que rodeaba la ciudad. IMG_3962
Si bajáis la mirada mientras pasáis por debajo, veréis el Kilómetro Cero de Eslovaquia. ¡Pero tened en cuenta que no debéis hablar mientras cruzáis la puerta! Ya que hay una leyenda que dice que quien no pasa en silencio, morirá un año y un día después. A mi se me olvidó, así que estoy apañá’…DSC_9452

Plaza Hlavne Namestie

Esta es la Plaza Mayor de Bratislava y está en pleno centro histórico. Es una plaza muy animada, con unas cuantas cafeterías, y terrazas, la estatua de Napoleón está en un lado de esta plaza, también el Ayuntamiento Viejo.

IMG_3953

Ayuntamiento Viejo

Junto a la Hlavne Namestie, está el edificio del Ayuntamiento Viejo, que por fuera no parece gran cosa. Si pasáis dentro, podréis ver su patio central, un patio no muy grande pero bastante bonito y tranquilo. Alberga el museo más antiguo de la capital. DSC_9389Se puede subir también a la torre (por unos 2 euros) desde donde podréis contemplar el casco antiguo desde las alturas.DSC_9441DSC_9403

Iglesia AzulDSC_9472DSC_9483

Esta peculiar iglesia se encuentra un poco alejada del centro histórico de Bratislava, pero no sufráis, porque en menos de 10 minutos, podéis llegar a esta curiosa estructura del estilo Art Nouveau, construida en la primera década del siglo XX.

DSC_9476

Palacio Grassalkovich

Fue restaurado en 1990 y es la residencia del presidente de Eslovaquia desde 1996. Está situado en la plaza Hodžovo námestie. En este palacio de estilo rococó, el compositor Joseph Haydn estrenó algunas de sus obras. Nosotras tuvimos suerte y llegamos a ver el cambio de Guardia.DSC_9457

Castillo de BratislavaDSC_9500

El edificio que se alza ahora sobre la ciudad, es una reconstrucción que acabó en el año 1968, ya que el castillo original (construido en el siglo XV) fue devastado por un incendio en 1811. El castillo hoy en día es el Museo Nacional Eslovaco.DSC_9512Cuando terminamos de ver el castillo, recorrimos de nuevo el centro histórico de la ciudad, compramos algunos recuerdos y pusimos rumbo a la estación de autobuses para volver a Viena y sobre todo, para dormir.IMG_3952En conclusión, aunque sea una ciudad relativamente pequeña, con un casco histórico reducido, vale la pena visitar la capital de Eslovaquia. Podréis hacer una escapada de un día si estáis en Viena, cogiendo un autobús que tarda menos de una hora. (80 kilómetros separan a las dos capitales.)

Y vosotros, ¿Iríais a la capital de Eslovaquia?DSC_9528En la próxima entrada contaré cómo fueron los dos siguientes días en Viena. Otra ciudad, otro país y otro tipo de cultura. Fue un finde muy completo, así que estad atentos a la siguiente 🙂

¡Nos vemos pronto!

 

 

 

Breslavia en un día #ErasmusTrip | Polonia

A 2.570 kilómetros de casa…

Hola a todos los que estéis leyendo una vez más mis historietas del día a día. Qué peeesaita soy eh. Pero si estáis leyendo esto es porque os interesa, aunque sea un poquito. 🙂 Yo sigo aquí porque hasta ahora me está yendo bien, me entretiene y me siento más cerca de todos vosotros. Cada vez somos más, y me gusta escribir y compartir estos viajes; así que, vamos a por otro más:

El pasado fin de semana, fui a visitar Breslavia (Wroclaw para los amigos) y para ello tuvimos que hacer el madrugón del año. A las 7 de la mañana cogimos un Polskibus y tardamos 3 horas en llegar. Fui con un grupo de 4 chicos y 2 chicas, los primeros amiguitos del Erasmus 🙂 .DSC_7031.JPGNada más llegar a la ciudad pusimos rumbo hacia el centro histórico en busca de un café para entrar en calor. ¿Dónde acabamos? En el Mcdonalds. La tipiquita…

Cerca de la Ópera, nos encontramos con esta escultura que muestra varias personas que parecen ser “engullidas” por la acera en un lado de la calle, volviendo a aparecer en el otro lado. Es conocida como “Los peatones anónimos” y fue construida en 2005 en memoria de los desaparecidos durante diciembre de 1981 tras la introducción de la Ley Marcial en la ciudad.

DSC_7016.JPG

Continuamos nuestro camino en busca de nuestro café y de repente…

Nos topamos con una estatuilla y con una de las atracciones turísticas más conocidas de la ciudad: Los enanitos de Wroclaw. Se trata de pequeñas esculturas de bronce repartidas por todo Wroclaw, todas diferentes y todas con su propio oficio e historia, como por ejemplo estos que aparecen en la foto de abajo:

Los Sísifos (en la calle Świdnicka). Diseñados en 2005 por Tomasz Moczek, son dos de los gnomos más famosos y queridos. Entre los dos sostienen una gran bola, aunque no parecen ser muy listos ya que mientras uno la empuja, el otro la frena. Vamos, como la vida misma…DSC_7026.JPGPara aquellos que os preguntéis de donde han salido y cual es su historia, aparecieron en el 2001, cuando las autoridades de Wroclaw pusieron el primer enano (el Papa) para conmemorar el movimiento Naranja Alternativo surgido en los años 80, cuando los polacos en la ciudad se manifestaban contra el régimen comunista.

Hay que aclarar que el símbolo de este movimiento era un gnomo, sino como que no tiene esto mucho sentido.Ojos volteadosDesde entonces, estas figuras no han parado de multiplicarse por toda la ciudad, pudiendo haber ya unos 400. ¡Una locura!DSC_7142.JPGAviso, una vez que ves uno es inevitable querer encontrar más… te ves inmerso en una de las actividades más entretenidas de esta ciudad: “La caza fotográfica del enano”. Hay personas que llegan al extremo de comprar un plano en la oficina de turismo del Rynek (plaza principal) con la ubicación de los enanitos. Pero yo no llegué a tanto. Para mi, lo mejor es ir atento ya que te los puedes encontrar en cualquier parte (en el suelo, en las farolas, al lado de un cajero, en una ventana…)

Pero no solo “de enanos vive Wroclaw”dsc_7044En el centro de la ciudad vieja esta la plaza del mercado (Rynek), que con su planta rectangular de 205 por 175m es la segunda mayor plaza de Polonia después de la de Cracovia. Aunque, por desgracia, como todo en Polonia, tuvo que ser reconstruida prácticamente en su totalidad después de la II Guerra Mundial. (Exactamente en un 75%).DSC_7028.JPGEl espacio central está ocupado por la antigua lonja y por el Ayuntamiento (Ratusz), un espectacular edificio de estilo gótico, en el que destaca el reloj de su fachada. Se pueden visitar las salas del interior, donde tienen exposiciones temporales, así como también subir a la torre. Pero el día que fuimos estaba cerrado.

En la esquina noroeste de Rynek se localizan dos pequeños edificios góticos conocidos como las casas de Hansel y Gretel unidas por un arco que, según la leyenda, desaparece por la noche para que los amantes puedan estar juntos.
dsc_7114Pasando por debajo del arco se llega a otra plaza donde antiguamente se ubicaba un cementerio. Del antiguo cementerio se conserva la iglesia de Santa Isabel. Justo debajo hay una caseta de madera donde compramos las entradas para poder subir los 300 y pico escalones que dan acceso a lo alto de la torre del campanario, a unos 90 metros de altura. ¡A subir! Como podéis comprobar, las vistas desde aquí son impresionantes. Los mareos y el cansancio por la estrechísima escalera de caracol, merecieron la pena.dsc_7094dsc_7110Continuamos con nuestro recorrido por la ciudad haciendo tiempo para un FreeTour que había a las 14:00h.dsc_7047dsc_7063Caminando un poco sin rumbo con el plan de ver cosas y entrar en calor, llegamos a este río, el Oder. Para nuestra sorpresa, estaba helado. Y cómo no, somos españoles, y cuanto más payasismo llevemos en el cuerpo, más felices somos. Y así hicimos, pasar el rato patinando de un lado a otro del río. dsc_7141Después de eso, fuimos a comer algo antes de empezar el FreeTour en la plaza central, nos metimos en una tienda a ver Souvenirs y…empezamos con la marcha de 2 horas.dsc_7062Comenzamos la ruta por la plaza del mercado, en el monumento a Aleksander Fredro y continuamos la visita por los sitios míticos del centro de la ciudad: el Ayuntamiento, la Plaza de la Sal (Plac Solny), la Iglesia de Santa Isabel (Kosciol Sw.Elzbiety), la Catedral de San Juan Bautista (Katedra Sw. Jana Chrzciciela), el Teatro Polski, etc. No dejéis de pasar por el peculiar callejón Jatki, con galerías de arte y otros establecimientos alternativos. Como nota curiosa, la ciudad está edificada sobre varias islas, unidas por más de cien puentes. Por este motivo, es considerada como la Venecia de Polonia.DSC_7208.JPGEn dirección norte, discurre el río Oder, desde donde se pueden  ver las islas de la Arena y de la Catedral en el barrio de Ostrow Tumski, el más antiguo de la ciudad. Tras los puentes sobre los canales, se accede a la catedral gótica de San Juan, reconstruida en su mayor parte tras la II Guerra Mundial y cuyas torres se ven casi desde cualquier parte de la ciudad.

Atravesando la Isla de la Arena y yendo a mano derecha, por un paseo al lado del río, llegamos al puente “Most Tumski”, construido en 1889 y que conecta la Isla de la Arena con la Isla de la Catedral.DSC_7212.JPGEste puente es conocido también como el “Puente del amor” ya que es el lugar elegido por los enamorados polacos para depositar sus candados. ¿Cuántos quedarán hoy en día con verdadera ‘validez’?dsc_7166

La Breslau Alemana

Durante 700 años Wroclaw fue alemana, llegando a ser la segunda ciudad más importante de toda Alemania después de Berlin. Fue centro neurálgico de la industria de Silesia y lugar donde residían la mayor parte de la aristocracia y burguesía alemanas.dsc_7177

La Segunda Guerra Mundial

El drama de la Segunda Guerra Mundial marcó para siempre el destino de la ciudad, como tantas otras en Europa, pasando de manos alemanas a manos polacas, fruto de los acuerdos y pactos llevados a cabo por los aliados tras la contenienda que cambió para siempre el rumbo de nuestra historia reciente.dsc_7159Identidad consolidada

Wroclaw, ha sabido poco a poco dibujar la senda de su futuro, sin por ello rechazar su pasado. Ha superado este difícil reto y ha sabido aceptarse y emplazar adecuadamente su sitio en la historia reciente sin por ello renunciar a lo que un día fue, sirviendo así como ejemplo de lo que no debe ocurrir nunca más.dsc_7238Una vez acabado el FreeTour y habiendo aprendido todo lo que os he contado sobre la ciudad, fuimos a ver algunas iglesias por nuestra cuenta y después a refugiarnos (una vez más) del frío.

dsc_7268A las 21:00, salió nuestro Polskibus de vuelta. Llegamos a Cracovia sobre las 12 de la noche y nos fuimos directos a casa a dormir y a coger fuerzas para el siguiente día que empezábamos la uni.

Esta semana está dedicada a la “Welcome Week”, donde todo se basa en hacer actividades, juegos e intercambiar culturas. Semana intensa pero hasta ahora llena de cosas positivas. Este finde, parada en Zakopane, un pueblo en las montañas, donde finalizaremos la “Welcome Week” para empezar ahora sí, la nueva rutina Erasmus.

¡Nos vemos muy pronto!

Mi primera semana de Erasmus en Cracovia | Polonia

A 2.822 kilómetros de casa…

A todos mis compañeros, conocidos, amigos, familia… Hoy empiezo a escribir unas líneas con mis primeras impresiones aquí en Cracovia para sentirme más cerca de casa y para que a los que os interese, sepáis cómo me van yendo las cosas y podáis ir siguiéndome la pista.img_20170131_080347Hoy he cumplido una semana y un día en este país y en este tiempo, me han pasado muchas cosas, así que voy a intentar resumiros lo que hasta ahora ha sido mi primera toma de contacto con Cracovia.

img_20170131_061343

El día 31 comenzó una nueva etapa en mi vida. Vinieron a despedirme al aeropuerto mis padres y mi novio, y he de decir, que aunque parezca una chica fría que nunca llora y blablablá, odio eternamente las despedidas. El momento de ir caminando hacia la zona de control del aeropuerto e ir viendo cómo todo lo que tienes se va quedando cada vez más lejos…En ese momento lo único que piensas es que pase todo rápido para verles otra vez lo antes posible. El nudo en el estómago se me quitó nada más subirme al avión cuando me quedé dormida hasta casi aterrizar.

img_20170131_113246Nada más llegar al aeropuerto, mi compañero Nico y yo cogimos un tren hasta el centro de la ciudad, pero casualmente, terminamos a 20 kilómetros de donde pretendíamos ir, en una estación perdida en medio de la nada. Primera novatadita…

Cogimos un tren de vuelta y desde la estación tuvimos que andar más de 40 minutos hasta por fin llegar al hostal. El hostal no es agradable cuando tienes maletas y bultos en un espacio bastante reducido y sobre todo, cuando sabes que hasta que no encuentres piso, no te vas a mover de allí… Empezaban los agobios.

DSC_6720.JPG

Ahora voy a responder a las preguntas que me han ido haciendo mis amigos y mi familia para concretar un poco toda la semana:

¿Cuáles son mis primeras impresiones sobre la ciudad y sobre los polacos?

Aunque aún me sienta perdida e incluso me cueste volver a casa bajo mi propia orientación, Cracovia es más pequeña de lo que imaginaba. Aquí puedes ir caminando a cualquier parte sin problema alguno. Bueno sí, el frío.

dsc_6806Es una ciudad repleta de gente joven. Según me han dicho, aquí viven casi 800.000 personas y 200.000 de ellas son estudiantes. El ambiente tanto de día como de noche es una pasada. Como ciudad es muy bonita y guarda mucha historia que ya os iré contando.

La gente polaca, por regla general es de dos tipos. Por un lado están los polacos y por otro lado están las polacas. Los del primer grupo se caracterizan por ser los típicos rubios, con entradas kilométricas, el pelo rapado, y cara de mala hostia permanente. Suelen ser bastante ariscos y no les hace mucha gracia en general cualquier tipo de extranjero. Polocos… Es evidente que en ambos grupos hay excepciones que confirman la regla.

dsc_6714Las polacas en cambio, se caracterizan por ser muy atentas con el que viene de fuera. Las que he conocido se han portado genial conmigo y me han ayudado en bastantes cosas. En ambos casos, su visión hacia los españoles siempre va a ser o muy buena o mala, pero nunca se quedan indiferentes cuando les decimos nuestra nacionalidad. Tened en cuenta que me estoy basando en ideas de una semana y seguramente mi pensamiento hacia ellos y hacia ellas cambie, confío en que a mejor 🙂

¿Se me han hecho duros los primeros días?

Mentiría si dijera que los primeros días he estado triste y me ha costado adaptarme, como le pasa a mucha gente. Lo que sí es cierto es que el primer día seguía notando cierta nostalgia, pero a partir de ahí, me estuve moviendo bastante sin parar de hacer cosas, y eso me ha ayudado a estar bien.

dsc_6792

Es verdad que hay ciertos momentos del día en que echo de menos todo lo que tengo en Madrid y me doy cuenta una vez más de todo el valor que tiene.

¿Dónde y con quién voy a vivir?

Cuando tan sólo llevábamos Nico y yo un día en el hostal, me saltó en Facebook un anuncio con la maravilla de piso que tengo ahora y desde donde estoy escribiendo. Fuimos a verlo y al cabo de 5 días (ayer) estábamos dentro. Nico es el chico con el que hice todo el papeleo y se ha convertido en mi nuevo compañero de piso, de Erasmus y de Krakow. ¡Hasta en la sopa le tengo!

dsc_6794
Desde que llegamos a Cracovia, llevamos las 24 horas del día juntos, y aunque a veces nos estresemos y nos queramos matar, nos hemos hecho buenos amigos. Compartiré piso con él y con un italiano que llega el día 10 y que parece ser muy buen chico.

¿Hace mucho frío en Cracovia?

Nada más llegar, muy chulita yo, dije Bah…ésto no es para tanto. Pero sí, sí lo es. Ahora mismo estamos a -6ºC y bajando… La clave cuando se sale a la calle es no parar de andar. En el momento que paras notas cómo todo tu cuerpo está inmóvil e  incluso a veces duele.

dsc_6715 Debe ser que no estamos acostumbrados, porque ya he visto a más de una polaca con medias transparentes y a algún polaco en camiseta. ¡Que me den la receta!

dsc_6741

¿He conocido gente?

La misión número 1 de todo un Erasmus es conocer gente. Desde que llegamos el primer día, Nico y yo fuimos a Banialuka, típico lugar de estudiantes para beber cerveza a 80 céntimos, (mi primera casa), y decidimos intentar conocer gente. No tardamos ni 5 minutos en que un grupo se acercara a preguntarnos y a charlar. Sinceramente, es lo más fácil del mundo, ya que la gente que viene de Erasmus tiene la mente abierta y el conocer gente entra dentro de su prioridad.

dsc_6801Yo vine con mentalidad de relacionarme con gente internacional y ya. Cosa complicada aquí cuando en cada esquina te encuentras a un español… Es cierto que he ido haciendo distintos grupos y uno de ellos es de gente polaca. Lo bonito es rodearte de otras personas y ya está 🙂

¿Se come bien?

Se come de maravillaaaaaaa. Bueno, rico y muy barato. Es difícil quedarte en casa y cocinar cuando en el restaurante de abajo puedes comer un buen menú por 2’90€ (Sopa, filete de pollo, patatas, ensalada y bebida). Yo soy una persona que come bastante y a veces no puedo terminarme el menú.

dsc_6623

¿Se nota el precio en las cosas que compro comparado con España?

Los famosos Zlotys son las monedas con los que el resto de europeos nos beneficiamos bastante, pero no os llevéis a engaño, las cosas no son gratis y el hecho de tener un montón de billetes, de 10 o 20 Zlotys que a priori crees que no tienen ningún valor, te lleva a gastar mucho más de lo que piensas sobre todo en los primeros días.dsc_6651

Podría decir que de media las cosas son un 20% más barato que en España pero depende muy mucho de a que no refiramos. La comida es muuuucho más barata que en España. Y lo demás pues más o menos igual, el alquiler de los pisos muy parecido, la ropa exactamente al mismo precio que en España o incluso algo más caro. Aún estoy intentando hacerme al cambio de moneda. Me salen los Zlotys y las divisiones por las orejas.

¿Has hecho alguna actividad?

dsc_6820Un día fui a hacer un FreeTour sobre el barrio judío. Todavía estoy en la semana de adaptación, así que ay iré conociendo más a fondo la ciudad. Me han dicho que hay Freetours de todo. De leyendas de Cracovia, del centro histórico, de variedad de cervezas…

dsc_6859

Esta mañana hemos ido a Ikea, cosa que también cuento como actividad obligatoria en todo Erasmus. Qué maravilla de lugar 🙂 Nuestro piso va cogiendo forma…

Por lo demás, tengo muchas ganas de empezar ya la semana que viene en la Uni “Orientation Week” para comenzar a tener una rutina de estudio, tener mis horarios de clases, y sobre todo seguir conociendo a más gente.

¿Qué cosas me han sorprendido para bien y para mal sobre la ciudad?

Cosas que me han sorprendido para bien: La cantidad de historia que guarda Cracovia, la forma de vida que hay en toda la ciudad, la de sitios con encanto que se esconden en el barrio judío (la Malasaña de Madrid) y la facilidad que tuve para encontrar piso dentro de lo difícil que suele ser aquí.dsc_6908Cosas que me han sorprendido para mal: La alta contaminación que hay en la ciudad. Y me quejaba yo de Madrid… Aquí hay unos niveles muy muy altos de contaminación y se debe a dos motivos: La situación de Cracovia, que está como en el fondo de una taza y a la cantidad de plásticos, basuras y cacas que utilizan para sus calefacciones. También me ha sorprendido alguna bordería de algún polaco/a, sobre todo gente mayor. Será cuestión de acostumbrarse…

¿Es fácil aprender polaco?

Nodsc_6900Y así es como ha transcurrido mi primera semana aquí. Tengo momentos de felicidad, momentos de nostalgia, momentos de novata pura, momentos de torpeza (como antes de ayer que se me cayó el móvil y se me rompió), pero también me siento con ganas de descubrir cosas y con mucha confianza en mí misma. Los comienzos nunca son fáciles y sé que todo esto es un nuevo reto, en muchos aspectos, así que eso me hace tener más ganas de superarlo.

dsc_6692Con 5 meses por delante y mil planes por cumplir tengo constantemente la sensación de estar viviendo algo que sin duda será irrepetible para el resto de mi vida.

Y ahora sí, me despido con las dos únicas palabras que por ahora he aprendido aquí: ¡¡¡Dziękuję cześć!!!

Viajar es… Cracovia | Polonia

A 2.822 kilómetros, pero aún en casa.

Viajar es marcharse de casa,
es dejar amigos
es intentar volar.
Volar conociendo otras ramas
recorriendo caminos
es intentar cambiar.

Viajar es vestirse de loco
es decir “no me importa”
es querer regresar.
Regresar valorando lo poco
saboreando una copa,
es desear empezar.

Viajar es sentirse poeta,
es escribir una carta,
es querer abrazar.
Abrazar al llegar a una puerta
añorando la calma
es dejarse besar.

Viajar es volverse mundano
es conocer otra gente
es volver a empezar.
Empezar extendiendo la mano,
aprendiendo del fuerte,
es sentir soledad.

Viajar es marcharse de casa,
es vestirse de loco
diciendo todo y nada con una postal.
Es dormir en otra cama,
sentir que el tiempo es corto.
Viajar es regresar.
                                                                                  Gabriel García Márquez

bghnjk.png

En una semana estaré soñando… Soñando de verdad. 🙂