15 cosas que ver y hacer en Copenhague | Dinamarca 2018

A 2.506 kilómetros de casa…

Siempre digo que lo bueno de viajar es volver. Cuando acabo un viaje, muchas veces me pregunto cuándo será la siguiente vez que pise las calles por las que he pasado, los restaurantes que más me han gustado, los paisajes propios de cada lugar, el clima, etc, y esos son algunos de los motivos por los que me encanta inmortalizar… de ahí Pati la paparazzi.

20¡Pues a Copenhague volví! La primera vez que estuve fue en febrero de 2016. Mucho mucho frío, pero me encantó. (Os dejo por aquí la entrada). Dos años y 8 meses después, decidí volver. ¿Por qué? Hicimos una reunión Erasmus de las que tanto me gustan y claro, Pati cómo no se va a apuntar…ddewFui de jueves por la noche a domingo por la noche. Tiempo más que suficiente para ver la ciudad. Y más aún si ya has estado. El caso es que a lo que dedicamos los 4 días fue a  pasar tiempo juntos, disfrutando y sin prisa. Fuimos un italiano, una belga, un finlandés, una alemana, un español y yo.

Qué ver y hacer en Copenhague

18Copenhague intenta ser la ciudad más ecológica y lo está consiguiendo. Hay un montón de restaurantes orgánicos con cerveza libre en CO2 en su producción. Y tiendas, hoteles y hasta peluquerías con el marchamo de “inocuos con el medio ambiente”. La capital danesa, va en cabeza cuando se trata de cuidar el entorno y es la ciudad que tiene como objetivo convertirse en la primera capital libre de CO2 para el año 2025.
De momento ha conseguido ser una de las ciudades europeas en la que más gente se mueven en bicicleta y tiene el récord en cuanto a consumo de alimentos orgánicos.
Además, según un estudio global Dinamarca es, junto con Bhután, el país más feliz del mundo. ¿El tiempo de m***** no les afecta o qué?15Aquí os dejo  15 cosas que se pueden hacer en Copenhague, además de hacerse una foto con la famosa sirenita:

1. Alquilar una bici y dar una vuelta

Existen muchos puntos de alquiler y aunque algunos se pasan de precio es un must pasear por esta capital completamente llana y sentirte un poquito más danés. En belleza aún nos falta un poco…

2. Hacer un tour por los canales de Copenhague

19Si queréis conocer los atractivos de Copenhague desde otra perspectiva, os recomiendo subir a un barco que pasea por los lugares más emblemáticos. Hay salidas frecuentes desde Nyhavn y Gammel Strand con guía en inglés y algunos en español. Este crucero de una hora está incluido en la Copenhagen Card, en caso de que la tengáis.

3. Pasear por Nyhavn

16La parte más colorida y animada de Copenhagen es su paseo marítimo rodeado de casas de diferentes colores. El “puerto nuevo” no es tan nuevo, ya que se construyó en el siglo XVII para que las mercancías llegaran al centro de la ciudad en barco. Ahora, hay algunos de los barcos históricos anclados allí. El lado norte del canal está repleto de bares y restaurantes para tomar algo (muy para turistas novatos). Llama la atención que, aunque haga muchísimo frío, siempre hay gente en las terrazas con una mantita. Al final del Nyhavn veréis un ancla enorme que sirve como memorial para todos los daneses que perdieron la vida en la Segunda Guerra Mundial.

4. El barrio de ChristianiaCSW

Situado en el centro de la ciudad, básicamente se trata de un sector hippie al margen de las leyes europeas –incluso un cartel en la entrada indica que estás saliendo de la UE-. img_20160120_144200El lugar era un campamento militar abandonado que en 1971 fue ocupado por un numeroso grupo de hippies; crearon en él un “estado libre” en pleno corazón de la ciudad de Copenhague. El experimento derivó en un movimiento alternativo que aún hoy existe, aunque con ligeras modificaciones: ahora por ejemplo no se permite la venta de drogas duras ni acampar.

 

1000 personas viven aquí en sus coloridas viviendas. Poned atención a los graffitis, el mercadillo, las pinturas murales, la casa de estilo groenlandés, los restaurantes vegetarianos, su cerveza “Christiania”, su enorme lago y pásate a última hora del día para asistir a uno de sus conciertos. Otro must que visitar.
Tened cuidado con las fotos. Esta última vez que estuve, casi me pegan (literal) por hacer un vídeo a unas lámparas. Be careful y respetad sus leyes 🙂

5. Parque Tivoli

Otras de las cosas que no imaginas encontrar en pleno centro de la ciudad es un parque de atracciones. El bonito parque Tivoli tiene más de 100 años de antigüedad. Aquí podéis disfrutar de jardines muy cuidados, atracciones, restaurantes, fuegos artificiales, conciertos al aire libre y espectáculos acuáticos de luces y colores por la noche. Su atracción más novedosa es el Himmelskibe, un tiovivo de 80 metros de altura.

13

6. Subir a Vor Frelsers Kirke

Vor Frelsers Kirke o la iglesia de Nuestro Salvador es una torre barroca de 90 metros de altura situada en el barrio de Christianshavns. Se puede subir hasta la punta de su cúpula con forma de espiral y disfrutar de unas espectaculares vistas a toda la ciudad.
22

6. Nørrebro y la cerveza ecológica

Nørrebro es un distrito cosmopolita al que acuden estudiantes, artistas y gente de todas las nacionalidades a sus atractivos bares y cafés y modernas boutiques. La cervecería Nørrebro Bryghus se encuentra en una antigua fábrica y tiene un restaurante con capacidad para 160 personas, un bar y un patio al aire libre durante los meses de verano. Hace años sacaron a la luz la primera cerveza danesa libre de emisiones de CO2
www.norrebrobryghus.dk

También podéis reservar dos excursiones, una para beber y otra para comer:

7. Castillo de Kronborg

En Helsingor, a unos 45 Km de Copenhague se encuentra un lugar conocido internacionalmente como el escenario de Hamlet de William Shakespeare. Está construido sobre tres islotes y dejó de estar habitada por la familia real desde finales de 1600. No se sabe si Shakespeare estuvo en este lugar, pero su decisión de escogerlo como la ubicación de la historia de Hamlet dice mucho de su importancia en aquella época en la que la ciudad era un punto estratégico marítimo.

No pongo fotos, porque no he estado, me lo han contado jeje.

8. Comer un smørrebrød

Uno de los platos más típicos de la gastronomía danesa es el smørrebrød. Es una rebanada de pan negro de centeno con mantequilla y diversos ingredientes más encima. Normalmente se le ponen alimentos fríos, como lechuga, pescado en conserva, huevos… Probar el desayuno nacional es algo típico, así que, probadlo 🙂

9. Contemplar la ciudad desde la Rundetårn

Para buenas vistas las que se tienen desde este peculiar mirador en pleno centro de la ciudad. Se construyó en el siglo XVII, época de grandes construcciones impulsadas por el rey Christian IV. En sus orígenes era un mirador astronómico, adjunto a una biblioteca y una iglesia para estudiantes. Ahora se ha convertido en un monumento histórico que sirve como mirador desde sus 35 metros de altura. 12

10. Excursión a Malmö

Desde Copenhague es posible estar en dos países en un mismo día. Hay tours o un tren Dinamarca y Suecia para ver la ciudad de Malmö desde Copenhague.

11. Ver el moderno edificio de la Ópera de Copenhague

Una de los teatros más modernos del mundo está en Copenhague. Se inauguró en 2005 y es la nueva sede de la Ópera Real Danesa. El edificio no es tan impresionante como las óperas de Sydney u Oslo, pero no está de más verlo.25.png

12. Disfrutar del arte islámico en The David Collection

Muy cerca de los jardines del castillo hay un museo gratuito bastante interesante. Tiene una de las colecciones de arte islámico más importantes de Europa, además de artesanías europeas desde el siglo XVIII hasta arte moderno. The David Collection es una visita muy interesante y un buen refugio para pasar un rato entretenido si se pone a llover 😉

13. Ver el cambio de guardia en el Palacio de Amalienborg

Este palacio en el centro de Copenhague es la residencia de invierno de la familia real danesa. Es curioso, porque no se construyeron con la idea de que fuera un palacio real, sino residencias para las familias más ricas de la ciudad. Pero un incendio destruyó el anterior palacio Christiansborg y se tuvieron que trasladar aquí en 1794. Sólo dos de ellos están abiertos al público: los palacios de Christian VII y de Christian VIII. La entrada cuesta 95 coronas (13€).dsc02339Cada día a las 11:30h se hace un cambio de guardia, con un pequeño desfile que va del Castillo de Rosenborg hasta el Palacio de Amalienborg.

14. Conocer mejor el país en el Museo Nacional de Dinamarca

14Este museo es, para muchos, el mejor de Copenhague. Lo que está claro es que es el más característico, ya que muestra los diferentes periodos de la historia de Dinamarca con una exposición muy bien organizada en cuatro plantas. Una de ellas está dedicada a que los más pequeños toqueteen y descubran, por ejemplo, cómo era un barco vikingo. En definitiva, es una visita muy interesante que hacer en Copenhague y perfectamente adaptada para hacerla con niños. La entrada cuesta 75 coronas (10€).

15. Y por supuesto… la sirenita

33Pero sólo para darnos de cuenta de que a veces las cosas más absurdas son las más populares a nivel turístico. Aunque sepamos que su pequeño tamaño decepciona, parece que una fuerza nos impide irnos de la ciudad sin hacernos la típica foto y demostrar a los amigos que estuvimos ahí.

34Como anécdota, os cuento que a mi se me ocurrió ir a verla por la noche, a las 2 de la mañana, lloviendo, con viento y mucho frío. Eso sí, os aseguro que verla sola y sin 1.643 turistas haciendo fotos (yo incluída), mereció la pena.
petidDespués de esta biblia que os he dejado sobre la ciudad, os dejo mi otra entrada que hice hace dos años “Qué hacer en Copenhague” y os invito a que me digáis otros rincones o curiosidades que hayáis descubierto en la capital danesa.

¡Nos vemos prontoooooo!

dsc_9000

@patigraphy

@pati_alv

Anuncios

Qué hacer en Copenhague | Dinamarca 2016

A 2.506 kilómetros de casa…

Como llevaba unos cuantos días sin escribir, he decidido exprimir la memoria para contaros un “poquito” del primer viaje que hice este año y del cual aún no había escrito nada, así que abrigaos que allá vamos:

dsc_8987
Puerto de Nyhavn

Cuando vuelves de un viaje siempre queda en tu recuerdo la esencia del lugar, lo más relevante, lo que más te sorprendió…

Del viaje que hice a Copenhague el pasado mes de enero, recuerdo claramente una cosa: FRÍO, MUCHO FRÍO.

Nos planteamos este viaje a comienzos de año. Queríamos un destino cómodo de visitar, una ciudad distinta y no muy saturda. Juntando eso con las ofertas de Ryanair, decidimos (de manera un poco improvisada) coger dos vuelos que nos salieron por 28 euros ida y vuelta. Del 19 al 23 de enero.

dsc02428
Termómetro en Copenhague -3ºC

Llegamos por la tarde-noche. Eran las 20:00h y hacía 3 grados bajo cero, nada comparado con lo que nos esperaba los siguientes días.

dsc_9124

Lo primero que hicimos al llegar, fue ir a dejar las cosas. Nos alojamos en el Hotel Maritime, situado en pleno centro de la ciudad y en frente de un precioso canal.

dsc02261

A partir de ahí, decidimos salir a ver la ciudad con 80 capas de ropa, gorros, orejeras, bragas de cuello y por supuesto, nuestra cámara de fotos.

dsc02270

Y nos encontramos con esto,  una ciudad fantasma… Los daneses sabían bien lo que hacían quedándose calentitos en sus casas. 🙂

Dimos una vuelta para captar las primeras impresiones y decidimos poner rumbo al hotel y descansar para el día siguiente.

dsc_8742

¿Sabíais que Copenhague está considera como la ciudad más feliz del mundo? Sí, y no porque su gente esté siempre con la sonrisa de oreja a oreja, sino por su magnífica calidad de vida.

dsc_8968También está considerada como la ciudad más ecológica, donde las bicicletas tienen un estatus de preferencia sobre los vehículos a motor. Haya viento, lluvia, nieve o hielo.

dsc02273

Nyhavn

A la mañana siguiente decidimos recorrer la ciudad que, al ser chiquitita, se puede ver perfectamente andando. La vidilla y el ambiente se iba notando, aunque los 10 grados bajo cero y bajo nuestros huesos también lo hacían.

DSC_8764.JPG

Nuestra primera parada fue el puerto de Nyhavn,  protagonista de las mejores fotografías de Copenhague. La esencia de esta ciudad se recoge en esta calle, para mi el alma de la ciudad. Un canal concurrido, alegre, lleno de terrazas y locales a ambos lados del canal, sus casas de colores. Siempre es un buen momento, de día o de noche, para darse una vuelta por aquí.

dsc_9000

Los Jardines del Rey

Nuestra siguiente parada fueron los Jardines del Rey. Son unos impresionantes jardines, muy cuidados donde encontramos también el Castillo Rosenborg.

dsc02313
Jardines del Rey
dsc02462
Castillo de Rosenborg

En el interior del Castillo, se pueden visitar la mayoría de las las habitaciones, los amplios salones y las joyas de la Corona.

Tanto este castillo como los principales monumentos los pudimos ver gratis gracias a la “Copenhagen Card”. ¿Qué es? La Copenhagen Card es una tarjeta turística de Copenhague que incluye la entrada libre a 73 museos y monumentos, además del uso ilimitado del transporte público (incluyendo metro, tren y autobuses) y algunos descuentos extra en alquiler de coches y restaurantes.

dsc_8784

Muy rentable teniendo en cuenta que Copenhague es una ciudad cara y si quieres visitar, al menos, 3 lugares emblemáticos, la rentabilizas.

Nosotros cogimos la tarjeta de 48 horas que nos costó 35 euros y con ella entramos en el Castillo de Rosenborg, en la Torre redonda, en el Zoo, el Jardín Botánico, la Fábrica de Calsberg, un Tour en barco por los canales y cogimos transporte público ilimitado.

Iglesia de mármol y Cambio de Guardia

dsc02343

Después de ver los jardines y el Castillo, entramos en la Iglesia de Mármol a resguardarnos del frío durante 20 minutos. Ver para creer… Al salir de allí, fuimos a ver un Cambio de Guardia. Se celebra solo cuando la reina está en palacio. Esos días tiene lugar a las 11:30 y dura aproximadamente media hora.

DSC_8814.JPGDespués fuimos al barrio de Christianshavn a comer algo calentito. Pero no, lo más calentito que tenían era un salmón ahumado de 10 centímetros y un filete de carne fría, dura y con una especie de salsas que le daban un toque muy danés…

dsc_8827

Christiania

Al salir de allí, dimos una vuelta por este barrio y decidimos ir a buscar un lugar muy peculiar del que había oído hablar y en el que me voy a centrar.

Un lugar extraño, a veces peligroso, a veces divertido, pero para mi, imprescindible de visitar por lo menos una vez. Ese lugar se llama Christiania.

dsc_8848
Entrada a Christiania

Nuestros pies llegaron a la “ciudad libre” y lo primero que hicimos fue guardar la cámara por seguridad, ya que las personas de allí odian que hagan fotos, se enfadan y puede llegar a ser peligroso. Así que las únicas fotos que pude hacer son las que veis aquí.

dsc_8858
Bandera de Christiania

dsc02365

Nada más entrar, vimos un cartel donde ponía claramente las reglas de este barrio en varios idiomas:

Estimados amigios, en Green Light District tenemos tres reglas:

-Diviértete

-No corras (Crea pánico)

-No se hacen fotos (Comprar y vender Hash sigue siendo ilegal)

dsc_8843

Y ahora sí, os preguntaréis…¿Qué es Christiania?

Frente a la organizada y civilizada Copenhague, está la versión más hippie de esta ciudad, y esto es Christiania, formada por una comunidad alternativa que empezó a surgir en los años setenta.

Es una ciudad libre, no hay leyes, no hay normas, no hay prohibiciones. Christiania es un “yo me lo guiso, yo me lo como”, un respetar, vivir y ser feliz.

dsc_8840

Uno de los motivos por los que se hizo famoso este barrio fue porque estaba permitida la venta y consumo de drogas blandas. Hoy en día la realidad es que este barrio no está bien visto y hay continuas redadas por lo que verás a los christianitas que miran con recelo al turista con su cámara colgada al cuello, ya que en el centro del barrio no están permitidas las fotos porque esto puede causarles graves problemas con la policía.

dsc_8841

La zona aunque la vimos bastante desangelada, tenía algunas tiendas de ropa y accesorios hippies, y algún que otro bar en el que aprovechamos hacer una paradita, tomarnos algo y ya de paso relajarnos. Vamos, que con tanto ambiente concentrado, uno se va muy happy de allí 😉

dsc02366

Lo diferente es bonito, las mezclas son bonitas. Aquí nos encontramos casas mezcladas con barracones grafiteados, nos encontramos lugares ruidosos y remansos de paz, un templo tibetano y baldosas pidiendo paz, lugares dejados y lugares cuidados hasta el mas mínimo detalle, cosas gratis y cosas pagando, ojos amables y ojos enfadados….

dsc_8836

Al principio pensé que sería un sitio dónde únicamente la gente antisistema fumaba a sus anchas. Pero paseando por allí vi familias, familias que viven su vida libremente, gente bohemia leyendo a orillas del río, gente que venía de trabajar, señoras que plantaban flores en botas de agua. Una mezcla que hacía de este barrio un lugar único.

dsc_8837

Nosotros quisimos ver lo máximo que nos permitieron, y salimos de allí con una cosa más aprendida y alguna que otra experiencia graciosa más para contar.

img_20160120_144200
Salida de Christiania: “You are now entering in the EU” (Ahora estás entrando en la Unión Europea”

Sin duda alguna, el lugar más curioso de toda la ciudad.

dsc_8855

Strøget

Esa noche decidimos dar una vuelta a través de Strøget, la calle peatonal más larga del mundo. Es muy buen lugar para perderte y descubrir cada secreto que esconden sus calles con casas de tejados de dos aguas y que conducen a hermosas plazas y grandes palacios mientras dejas a un lado y otro decenas de tiendas, bares y restaurantes.

DSC_8862.JPG

Tienda de Lego

Dinamarca es la tierra originaria de LEGO. Se dice, se cuenta por los mentideros de Copenhague, que si vas a la ciudad y no pasas por la tienda estandarte de LEGO en el centro, no te dejan montarte en el avión de vuelta.

Allí podrás encontrar exclusivos sets de Lego, que solo podrás comprar en esa tienda.
dsc_8979

La tienda está dividida en tres grandes partes: una en la que podrás jugar con los ladrillos de colores, otra en la que podrás comprar y una tercera en la que los habitantes de Copenhague, pieza a pieza, han recreado su ciudad en miniatura. Merece la pena darse un paseo por allí y ver las curiosas figuras que han conseguido con las piezas.

La noche en Copenhague

En las 4 noches que pasamos allí, salimos dos de ellas a tomar algo. La primera, fuimos a un barquito que estaba anclado en el canal, al lado de nuestro hotel y la siguiente noche fuimos a un Pub irlandés-danés con música en directo. Una maravilla escondida en Nyhavn y uno de los mejores recuerdos que nos llevamos.

img_20160121_215730

Fábrica de Calsberg

Al día siguiente decidimos seguir aprovechando la Copenhagen Card y nos movimos a las afueras de la ciudad para visitar la famosa Fábrica de Calsberg.

img_20160121_124223

Las antiguas instalaciones son bonitas y están bien conservadas. Nosotros hicimos la visita corta y sin guía. Durante la visita, te dan 2 cervezas distintas para degustar.

El Zoo de Copenhague

dsc_8957

El zoo de Copenhague es una escapada distinta si queréis salir del centro de la ciudad. Está situado en el borde del enorme parque Frederiksberg.dsc_8946

Está lleno de criaturas salvajes, grandes y pequeñas. Una famosa casa de elefantes, un oso polar y tigres, entre otros. dsc_8940

Lo vimos en apenas dos horas y fue una escapada diferente y tranquila, ya que estábamos solos allí. ¿Sería por el frío? 😉
dsc_8938dsc_8936dsc02399

Tívoli

Es un bonito jardín en el centro de la ciudad cerca de la plaza del Ayuntamiento, que contiene un parque de atracciones de época originario de 1843. Se conserva desde sus orígenes y es realmente bonito y llamativo.dsc_8963

El parque está abierto entre noviembre y enero-abril y septiembre y en eventos especiales como Halloween y Nocheviejadsc_8975

Nosotros no tuvimos la suerte de verlo abierto ni de poder disfrutar de sus atracciones, pero dimos una vuelta alrededor y pudimos contemplar muchos de sus rinconcitos con encanto.dsc_8864

Paseo en barco por los canales

A la mañana siguiente comenzamos el día con una ruta en barco por los canales de la ciudad.

dsc_9014

Lo que hicimos fue relajarnos y disfrutar de las vistas de la capital danesa desde el agua mientras un guía nos iba contando historias de la ciudad. Desde el agua pudimos ver algunos grandes atractivos turísticos de Copenhague como Nyhavn, el Parlamento o la Sirenita y recorrimos algunos de los barrios más típicos por los que surcan canales como el de Christianshavn.dsc_9082

Duró aproximadamente una hora y media y es muy interesante si queréis aprender curiosidades danesas. Por momentos, parecía que estábamos en la Antártida ya que el barco a medida que avanzaba por los canales, iba rompiendo los casquetes de hielo que se habían formado de la noche anterior.dsc_9010

Alquiler de bicis

Otra de las actividades que por mucho frío que haga es altamente recomendable es alquilar una bici. En Dinamarca la gente va en bicicleta a cualquier sitio y Copenhague está preparada para ello.bicicletas

Nosotros alquilamos 2 bicis durante una tarde completa y a través del hielo, la nieve y el viento llegamos a lugares como los dos barrios más importantes de la ciudad, la Biblioteca Nacional (que es una pasada), muchos de los edificios famosos por su arquitectura, La Sirenita y el barrio de Christiania, esta vez de manera más rapidita.

La Sirenita

La Sirenita se ha convertido claramente en el emblema de la ciudad de Copenhague. Es una pequeña estatua, situada al norte de la fortaleza de Kasteller, claramente identificable por su forma de estrella en el mapa, la cual es interesante de visitar y pasear por dentro.

dsc_9075

La escultura en sí es probable que os decepcione, por su pequeño tamaño. Pero sin duda alguna, será una de las fotos que os queráis llevar de recuerdo.

dsc_9074

Con casi toda la ciudad pateada y con muchísimas anécdotas por contar, nos despedimos de la ciudad y pusimos rumbo a Madrid con una idea  muy clara:

dsc_8878

“En Copenhague se congelan las ideas pero se despeja la mente.”

¡Hasta la póxima!